Nuestro huerto en el Colegio Alemán

3.1. Los inicios

Nuestro estimado compañero Sr. Macías, quien acaba de emprender su merecida jubilación, reconoció hace años la necesidad de avivar la teoría bonita de los libros de texto con experiencias primarias.

Fue pionero al vallar el “antiguo” huerto y cultivar, con métodos sencillos y alumnos interesados, los acerca de 150 m² de suelo arcilloso y pedregoso.

La mención loable en el informe final de la Inspección Escolar por las autoridades alemanas (BLI), quienes otorgaron en 2008 el sello de excelencia a nuestro colegio, motivó al equipo de primaria alrededor de su directora, la Sra. Annett Gacki, a profundizar el trabajo en el huerto y a implementarlo como componente permanente en el currículum de Sachkunde (Conocimiento del Medio en alemán). 

En la actualidad, dos profesores de primaria imparten en  las ochos clases de primaria, una clase de "huerto escolar" por semana.

3.2. Intensificación de los labores

A continuación se proveyó al huerto con un presupuesto propio, que posibilita una labor constructiva y planificada a largo plazo: se compraron herramientas y otros utensilios. Un amplio sistema de auto riego, por goteo y con temporizador, asegura la supervivencia de las plantaciones en las epocas de vacaciones, además de ahorrar agua.

Como primera acción invitamos, gracias al contacto de un padre, a expertos de un conocido vivero de la Costa del Sol, que no solo aportó semillas y plantones, sino valioso “saber hacer”.

3.3. "Día del Huerto Escolar" en primaria

El 18 de noviembre de 2009 celebramos juntos con dos jardineros enviados, el primer “día del huerto”, plantamos flores precoces, plantones de verdura y plantas ornamentales, instalamos una espiral de especies. Además construimos el primer estanque, gracias a la donación de una lámina por parte de otros padres.

La alegría y dedicación, con la que los niños trabajan en el huerto escolar, se puede ver en las fotografías anexas. Una cosa queda clara: hoy en día  el huerto escolar contribuye a que nuestros alumnos vayan al colegio con alegría.

3.4. Siguientes pasos

A nosotros como docentes, la resonancia positiva nos motivó a seguir desarollando otros proyectos:

Un “sendero de los sentidos“ para el Kindergarten, debería formar la antesala al huerto escolar, un “hotel de insectos” permitiría observar a los animales más pequeños y el estanque escolar con sus renacuajos, ranas, tortugas y otros habitantes había que salvarlo de su fin por una fisura en la lámina...




Atrás | Arriba | versión imprimible
Selección del idioma