Vista en detalle

“ENTREMESES” de Miguel de Cervantes

30/01/2016 | 

El pasado miércoles, 13 de enero, el Teatro del Repartidor en la XVI Campaña de Teatro y Música para Escolares de Escenarios Educativos puso en escena en el Salón de Actos del Colegio Salesiano de San Bartolomé en Málaga, dos de los ocho famosos entremeses cervantinos: “La cueva de Salamanca” y “El retablo de las maravillas”.

Esta vez han sido los alumnos y alumnas de noveno curso los que asistieron a esta representación. En el teatro del Siglo de Oro, el entremés era una pieza cómica en prosa que se representaba entre el acto, o jornada, primero y segundo de la comedia y cuyo tema era la burla o el engaño, mostrando lo real de forma cómica a través de una breve intriga. El contraste que ofrecían las obras breves (loa, entremés y sainete) con la comedia, que idealizaba la realidad, era muy apreciado por el público. Tanto era así que el entremés junto con dichas formas, no sólo evitaba el aburrimiento en el entreacto sino que también aumentaba el éxito de la comedia e incluso, a veces, amortiguaba su fracaso. El teatro barroco del siglo XVII era pues, un espectáculo total y la única diversión posible para un público mayoritariamente analfabeto, pero experto y exigente en lo teatral. En “La cueva de Salamanca”, un estudiante urde un engaño para salvar a sus protectoras y amantes de la llegada por sorpresa del marido de una de ellas y en “El retablo de las maravillas”, unos pícaros entran en un pueblo con la idea de ofrecer una función insólita y aprovecharse de unas gentes cuya única preocupación es el aparentar. Tras la representación los actores respondieron amablemente a las cuestiones que este público juvenil del siglo XXI, formado por alumnos de diversos centros educativos, les hizo y que estaban referidas tanto al subgénero del entremés como a su profesión. 

En conjunto los alumnos valoraron muy positivamente el acercamiento a estos dos de los más representativos “Entremeses” cervantinos que reflejan una época y sus circunstancias y curiosamente, un enorme parecido con nuestra cotidianidad.




Atrás | Arriba | versión imprimible
Selección del idioma